• Victoria Arias

Capítulo 1 La Oración | #diariodeunnaufragio


Al igual que un náufrago en una pequeña tabla de madera que lo mantiene en la superficie, es la #oración.

Habrá momentos donde el inmenso mar y las olas te aterrorizarán, empujándote de un lado a otro. Otros momentos estarás tan agotado que dejarás de moverte y tan sólo te sostendrás con tu mentón y los hombros cansados, tus ojos se irán cerrando lentamente y sin darte cuenta te has quedado dormido...

Pronto el sol lastimará tus ojos y tu cara estará tan caliente y mezclada con la sal, parece que sientes que te derrites y vuelves a quedar lúcido y claro de tu situación: estás PERDIDO.

Tus piernas adoloridas hacen una y otra vez intentos por avanzar aunque no sabes a dónde, pues estás a la deriva, entonces lloras amargamente hasta sentir que tienes sed, que te has secado por dentro.

Miras el agua, esa misma que parecía tan amigable, tan fresca y azul...pero cuando decidiste dejar entrar un poco sientes ganas de vomitar...ya tomaste de esa agua que produce más sed lo suficiente...

Tus brazos están dormidos, sumidos en un calambre, como pegados a ese pedazo de madera, ya no duelen tanto porque casi no los sientes, pero si intentas cambiar tu posición sientes que te los arrancan lentamente.

Te enojas de repente, te frustras, y de la nada tomas fuerza que desconocías y pataleas en un arrebato de ira , gritas, clamas, y tus lágrimas de impotencia te llevan a un profundo huracán de emociones, empujas la tabla, decides morirte, ya no sirve de nada seguir así...desistes..te rindes.

Por un momento está bien y ves alejar la tabla...la miras de lejos, cierras los ojos y te dejas caer con una música sorda de fondo que recuerdas en tu cabeza...te hundes...y cuando parece que todo hace silencio, tu corazón y tu cerebro te traicionan!

Tu cuerpo se mueve desesperado, la nariz duele, los ojos arden y sientes la agonía y desespero por perder el aire...te mueves, luchas, te sacudes violenta y desesperadamente hacía afuera. Tus órganos no están listos para morir...aunque tu alma si, y ellos no la obedecen...

Ves la tabla a lo lejos, parece que la pierdes, nadas con angustia hacia ella, la extrañas, dependes de ella...tan sólo un minuto más...tan sólo un poco...

Las olas suavemente la empujan hacia ti, como invitando a tener un romance con ella. Finalmente y con los ojos enrojecidos la tocas con tus dedos, la rozas tímidamente y ella se aleja una vez más, parece que no te siente, parece que no te extraña, parece que no es la misma desde la última vez que fue amor a primera vista...parece que se olvidó...

Una vez más das brazadas, una vez más la tocas y como un desesperado golpe la tomas, te aferras con las uñas suavecitas casi de papel, te das cuenta que tus garras ya no tienen el mismo poder... vuelves a ella, la abrazas! tu corazón palpita aceleradamente hasta que duele, gritando que sigues vivo.

La tabla no te habla...ella calla, sólo te sostiene, una emoción nueva te inunda, la desconoces, te has dado cuenta que ella es tu única amiga..la necesitas, le abrazas como queriendo descansar en sus brazos.

Tus piernas se detienen en seco, sólo flotan como algas decorativas...tu corazón se va poniendo lento y tu cerebro te dice duerme. Mientras los ojos se cierran por el cansancio y la batalla, tus brazos han quedado adheridos a la tabla.

Un rato más, un poco más pero sigues a salvo. Pero en el fondo tu mente sabe que aún es la tarde...

CONTINUARÁ...

OREN SIN CESAR 1 Tesalonicenses 5:17

Si te sientes HOY día parecido por las circunstancias de tu vida, NO TEMAS, no estás solo, tienes una tabla que te sostiene, te espero con un café para el capítulo 2 de esta serie, o puedes oír el podcast en @alternodigital radio online y spotify

GRACIAS POR COMPARTIR ESTA NOTA CON ALGÚN OTRO NAUFRAGO...

SubeteaElArca y vuelve a creer /

COMPRAR EL ARCA

Por Victoria Arias @365NotasDeAmor

#notas

19 vistas

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

  • @365notasdeamor
  • @365notasdeamor
  • @365notasdeamorTV