• Victoria Arias

ENTRE ESCOMBROS


Hoy día a donde miramos se levanta una tragedia, en medio de desastres naturales, guerras, corrupción, terrorismo, anarquía y persecución religiosa, se desmoronan familias enteras, matrimonios rotos, violencia intrafamiliar y aún después de divorcios violentos, solo ven dos padres arrebatándose a sus propios hijos como fieras peliando por la presa, adolescentes totalmente perdidos y angustiados, adultos tomando decisiones aceleradas de tirar la vida por la borda, perversión, quiebras financieras inevitables e incluso involuntarias, miles personas arrastradas por el amplio camino de la perdición, buscando el dinero como el burro a la zanahoria, al punto de rendirle culto y de perder completamente la razón cuando escasea o se desaparece entre los dedos, mentes confundidas y nuevas políticas mundiales, y todo esto no deja sino escombros, muchas lágrimas y más escombros.

El panorama se ve gris y no podemos hacer caso omiso, algunos a pesar de ver con sus propios ojos todos estos acontecimientos se rehúsan a mirar para adentro, reniegan del único que mueve los montes, el que hizo los cielos y la tierra y poco a poco el amor de muchos se enfría vertiginosamente...todo tal cual como está escrito, como lo dijo Jesús, acerca de las señales de los últimos tiempos, es decir esos tiempos donde ya no habrán más oportunidades, con EL Dios de las oportunidades. Aquel que se dice así mismo principio y fin. Si no hubiese fin no se hubiese nombrado así, no crees?.

Muchos anhelan oír la voz de Dios en estos momentos, claman por ver su mano interviniendo en arreglar las cosas, más hacen oídos sordos de lo único que ha permanecido intacto en medio de tanta adversidad: SU PALABRA.

Su amor es inagotable, y teniendo la potestad para detenerlo todo y volver a empezar, para borrarlo todo en un DELETE y volver a crear, más bien intenta una y otra vez extender su voz de amor a través de esas páginas que dicen claramente:

"En aquella ocasión, la voz de Dios sacudió la tierra, pero ahora ha prometido: «Una vez más sacudiré no sólo la tierra, sino también el cielo.» Y esta frase, «Una vez más», significa que las cosas movibles, es decir, las cosas hechas, serán removidas para que permanezcan las inconmovibles. Así que nosotros, que hemos recibido un reino inconmovible, debemos ser agradecidos y, con esa misma gratitud, servir a Dios y agradarle con temor y reverencia. Porque nuestro Dios es un fuego que todo lo consume." Hebreos 12:26-29

Has estado orando?, rogando y clamando por tu vida, por la vida de los tuyos? por su corazón endurecido?, la pregunta de hoy para tí es:

Cuándo son removidas todas las cosas?, cuándo el trigo realmente sirve si no es cuando es zarandeado?, cuándo el oro no es purificado bajo el ardiente fuego?, cuándo el pan no requiere cocinarse a fuego lento para servir de alimento?, cuándo el barro, decide la suerte y la forma final de la vasija?

No te estoy hablando de religión, te hablo de amor, de un Padre que ama diciendo a su hijo: entra ya que viene la lluvia, no sueltes mi mano que te puedes perder. Te hablo de un tiempo para reflexionar donde ya el tiempo se está agotando. Sabes?, cuando yo les doy una instrucción a mis hijos, aveces debo darla una, dos y tres veces, pero ya a la cuarta, mi temperamento cambia, acelero las cosas para que lo inevitable no les dañe, a pesar de que sucede, cuando veo peligro, les hablo con una autoridad que suena a regaño, si tu amas a tus hijos, acaso no haces lo mismo ante el peligro de que se pierdan?.

Dios en su infinita misericordia hoy también nos da una oportunidad, sin embargo para muchos en medio de tantos desastres naturales...quizás hoy fue la última...y tal cual como dice su palabra en la carta a los hebreos, las cosas movibles serán removidas para que permanezcan las incomovibles. Hay una sola verdad que ha permanecido a lo largo de los siglos y desde el principio nos dice:

"»Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree no se pierda, sino que tenga vida eterna. Porque Dios no envió a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él." San Juan 3:16-17

Y tu, de qué crees que Jesús nos tiene que salvar?...sólo de un desastre acá?

Por Victoria Arias

#notas

30 vistas

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

  • @365notasdeamor
  • @365notasdeamor
  • @365notasdeamorTV