• Por Victoria Arias

Como rama quebrada...


Quebrados! así es que nos quiere encontrar El Señor para que realmente entendamos que dependemos cien por ciento de su soberanía. La Biblia hace referencia a un roble, uno de los árboles más fuertes de la naturaleza, y así es posible que nos veamos cuando aterrizamos la idea que ya no hay una forma, estrategia o método para salir de abajo de un montón de escombros, cuando literalmente quedaste bajo las torres gemelas, pero nadie más que tu las ves, te ha pasado?

Un roble quebrado, en las manos del Señor se ve como una ramita, frágil y con pocas esperanzas, quizás si la ramita pudiese hablar hasta con temor pediría que por favor no sea más estrujada, por que ya no solo sería una ramita sino como paja inútil que esparce el viento, y este es el destino de los malos, según el Salmos 1:4, y creo que las promesas de los hijos nos deberían llenar de esperanzas y no de miedo. Claro, es importante que en esos momentos medites y si necesitas arrepentirte de algo lo hagas, nunca es demasiado tarde y allí entrará como una luz refulgente el salvador, esa luz que vence las tinieblas y te da esperanza, te recuerda que estar en las manos del Señor debe ser bendición si tu corazón le pertenece, esa luz nos recuerda que es su sanidad sobre nosotros, es restauración, es esa goma que nos pega con su unción, es esa brea del arca de Noé que no permitía que entrara más agua. Es la promesa.

Mientras divisas el desorden que ocasionaste, en tu inmadurez, en tu emoción, en tu falta de fe o quizás en obediencia pero que no El te advirtió, como cuando Pedro se hundió por dar el paso riesgozo de sacar su pie de la barca por que lo que no sabía era que el propósito era que otros debían verlo y comprobar con sus propios ojos que sobre las aguas mirando a Jesús SI SE PUEDE CAMINAR, no conocemos los planes de Dios, pero El nos regala sus promesas para que con ellas nos anclemos firmemente y no perdamos de vista Al que debemos reclamárselas cuando todo parece la peor tormenta...mientras divisas ese desorden, o tratas de respirar de nuevo por haberte hundido...abre los ojos y observa al que te sacó una y otra vez, no estarías en la playa a la orilla, si no fuera por EL, Era necesario sentir que mueres para que anheles un salvador...una y otra vez, hasta que la obra sea terminada.

HOY mi promesa para tí es como nos dice en Isaías 6:13 Pero así como el terebinto o el roble dejan un tocón cuando se cortan, también el tocón de Israel será una semilla santa.

Ese tocón eres tu, eres un roble cortado de raíz, alguien pasó su hacha filosa, y creeme no es nadie que puedas ver con tus ojos, es alguien que se oculta tras otros cobardemente, ha quedado un tocón, aún prevalece un tronco enano y quizás todos pasen y lo miren con menosprecio o incluso lo ignoren, pero dice su promesa, su palabra poderosa que hoy llega a tí y no de casualidad ni por equivocación que ese tocón, esas cenizas...serán semilla santa, y que hace el agricultor con la semilla? la entierra profundo y la riega con agua fresca, esa agua es su palabra cada día, ese pan diario que pides en El Padre Nuestro, esa semilla dará fruto a su tiempo, se levantará como árbol plantado junto a corrientes de aguas y su hoja no cae, ese nuevo árbol eres tu. Los buenos árboles solo miran el cielo y anhelan alcanzarlo, y mientras extienden sus ramas dan refugio y sombra, esos árboles son como el hombre sabio que anda en consejo de sabios, ese eres tú...si decides que hacer tuya SU PROMESA. Amén?

Por Victoria Arias

@365notasdeamor

#notas

10 vistas

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

  • @365notasdeamor
  • @365notasdeamor
  • @365notasdeamorTV