blog

Nunca escribo sola, El es mi inspiración y mi compañía

Victoria Arias

Da con alegría #365mujeresdeverdad


Mujer de verdad día1

Nombre Su-Yen de R. País Venezuela

A pesar de los afanes del día a día, hoy decidí tomar un descanso y contemplar el exquisito aroma de un agradable café junto a mi mamá y mi sobrino, en el cruzar de chistes y experiencias mi mamá le recuerda a mi sobrino la asignación que le encomendó su papá, la cual era cortar la grama del patio de la casa.

Tarea que no le agrado, revelando una cara de apatía y comentando “No me gusta hacerlo”, a la que tranquilamente le dije: “No es que te guste, sino que todos debemos obedecer a las órdenes que nos dan nuestros padres, se deben hacer nos guste o no”.

Ahora bien, si nos vamos por un momento a los lineamientos de la palabra de Dios Él siempre nos exhorta a hacer muchas cosas que al principio no nos agrada, pero debemos hacerlas para así poder vivir en santidad, bajo el temor de Dios y viendo su gloria siempre agradando a El con un corazón dispuesto.

Existen muchos ejemplos de la biblia que a causa de querer hacer lo que les causaban placeres y no lo que el padre les encomendaba, pagaron un precio, como es el caso de Jonás, Sansón, Balaam, entre otros.

Luego que mi sobrino trato de digerir mi comentario, me pregunta, por qué no se contrata alguien para que realizara esa labor?, respondiendo mi mamá: “Si no te quisiéramos te dejaríamos acostado en tu cama sin hacer nada, solo comiendo, viendo televisión, sin estudiar y sin que aprendas el significado del trabajo”, a lo que él le dijo: “Entonces si es un trabajo me tienen que pagar para hacerlo”…

Aquí es donde yo me detengo en la historia y medito sobre un versículo que en mi interior tomo otro significado:

“Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre.

2 Corintios 9:7” .

Si nosotros hiciéramos todo en la vida sólo porque recibiremos una

recompensa seríamos unas personas almáticas (solo viviríamos de emociones) y no de fe ni sentiríamos el agrado y la satisfacción de que estamos aportando algo de nosotros sin esperar algo a cambio.

En Proverbios 16:3 nos recomiendan Encomienda tus obras al SEÑOR, y tus

propósitos se afianzarán.

Amad@s a Dios no le hace falta ni nuestro dinero porque Él es el

dueño del oro y la plata, ni tampoco nuestros esfuerzos, conocimientos o tiempos porque Él es Omnipresente, Omnipotente y Omnisciente, a Dios solo le importa nuestros corazones y cuán grande es nuestra disposición para proclamar su palabra, que el servir sea con amor y alegría sin importarnos cual sea la labor, que nuestros diezmos y ofrendas sean entregados de lo que necesitamos y no de lo que sobra, que todo esto sea para honrar y exaltar el nombre de Dios. Si en algún momento de nuestras vidas nos pasara por alto el dar con alegría, solo pensemos por un instante. Si Dios teniendo a su único hijo lo entrego por amor a nosotros,

¿Por qué nosotros no podemos entregar parte de nuestro corazón a quien lo necesite?.

Todos somos hermanos y fuimos justificados por la sangre derramada de Jesús, así que comencemos a dar afecto a quienes no tienen y a cumplir el mandato que nuestro padre nos ha encomendado, les invito a que nos subamos a ese tren de la vida y que no nos quedemos sentados en el viaje, sino que con ahínco y mucho esmero nos levantemos y divulguemos cuán grande es nuestro Dios.

Les Bendigo Grandemente.

Su-yen de R.

Voluntaria en @365notasdeamor

#365mujeresdeverdad

#notas

45 vistas0 comentarios

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

  • @365notasdeamor
  • @365notasdeamor
  • @365notasdeamorTV