• Victoria Arias

FUERA DE TEMPORADA


Cuántas veces has ido a la nevera con un hambre que apremia y no encuentras nada?...no viene acaso esa sensación de impotencia y quizás hasta se despierta más el apetito?.

Bueno personalmente creo que así le pasó a Jesús con esta higuera de la que nos habla Marcos, dice que El venía de predicar, que era temprano y la vio a lo lejos y estaba frondosa...pero al llegar a ella la encontró vacía, sin fruto, la explicación "lógica" era la temporada, esa sería nuestra excusa si fuésemos la higuera, no estoy maduro aún, no es temporada de higos, claro, esto sucedería si fuésemos la higuera...

Te has puesto a pensar que cuando vemos un huevo asumimos que podemos comerlo, y sin pensarlo o examinarlo mucho simplemente lo quebramos para batirlo, pero oh sorpresa si vemos que esté huevo está vacío, ni pollo, ni huevo...mejor dicho ayuno forzado. Creo que así le pasó a Jesús, dice la biblia que era temprano en la mañana es decir por las costumbres de El posiblemente estuvo caminando y enseñando todo el día anterior y en la noche madrugada veló y oró constantemente, después de esa faena un pequeño sueñito quizás y nuevamente un nuevo día, qué otra cosa no se le antojaría a alguien con ese itineriario que unos ricos frutos en la mañana??, y su vista a lo lejos fue un frondoso árbol, lleno de hojas para encontrarse que no servía para nada!, y así mismo maldijo esa higuera la cual se secó y nunca más dió fruto.

Sabías que muchos se pueden quedar en "buenas intenciones"?, queriendo, intentando hacer el bien o buenas obras sin embargo si el dinero falta o no es tan abundante como en las buenas épocas, ya no es tan fácil ayudar al prójimo, como si la ayuda fuese solo en dinero, el dinero no resuelve todo y si nuestros ojos están puestos en el para todo, como la solución a todo, resulta que cuando escasee serás el más pobre de todos solo porque no aprendiste a dar nada más que eso.

De igual manera pasa en la iglesia, y solo por decir un lugar donde se deben respetar las normas, pero también podemos tomar otros ejemplos como la presidencia de la compañía donde trabajas, la presidencia de tu país, la casa de tus suegros, en un juzgado, en la estación de policía, en fin un lugar donde tratarías de dar buena apariencia, quiero que sepas que estos lugares, no son los únicos donde te debes ver bien, ocultando tu verdadera manera de ser en lugares donde te da pena, no te hace mejor persona, es justamente en lo secreto, bajos ese pocotón de hojas que todo el mundo puede ver a lo lejos como un árbol frondoso, exitoso, se puede estar escondiendo una higuera seca...sin nadita que ofrecer, es posible que conozcas de la palabra de Dios pero como no es suficiente para tí ese solo y único versículo que sabes mejor lo entierras y no lo compartes con nadie, por que piensas que aún no es tiempo, no es tu temporada...

Todos hemos sido llamados a dar fruto y fruto abundante, pero es necesario al menos dar esa primera cosecha, Jesús está en todas partes viéndote de lejos y quizás se acerque a tí con hambre, con ganas de un abrazo, con necesidad de un vaso de agua, con frío, y tu por estar escondido bajo ese montonón de hojas le hiciste creer que eres buena higuera, qué vas a hacer cuando se de cuenta que eres solo hojas?, El ya sabía que no era la temporada para aquella higuera, pero cuando Jesús se acerca todo absolutamente todo debe dar fruto, porque El es vida, y sin fruto es como decirle Tu no has llegado a mi.

Este mensaje quizás más puntualmente es para aquellos que ya Jesús los vió y se les acercó, con El siempre es temporada, hay alguien que aún sigue dando vueltas en la cama, analizando entre seguir durmiendo bajo lindas sabanas, o salir con miedo a ser perseguido, juzgado o señalado de alimentar a Jesús, de hablar de El o con El...pues es posible que lo tilden de loco, o en el peor de los casos por verguenza al qué dirán como Pedro, estos no dan un paso a producir ese fruto que solamente da El Espíritu Santo, que solo viene de estudiar a su lado la palabra, no se compran con dinero en el mercado, no se ganan por nuestras buenas intenciones, vienen directo del cielo y nos inyectan savia que fortalece y nos hace fructíferos, por que de esos frutos se nos pedirá cuentas, de esos talentos se nos pedirá producción, por esos frutos, seremos reconocidos para no ser estériles y secos como la higuera que nunca más dio fruto y fue arrancada y tirada al fuego.

Mira al que tienes al lado...o al que vez siempre enojado, ya le invitaste un buen desayuno?

@365NotasDeAmor

#notas

45 vistas

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

  • @365notasdeamor
  • @365notasdeamor
  • @365notasdeamorTV