• Por Victoria Arias

Todo tiene su tiempo, no se siembra por siempre


Zapatero a sus zapatos...Cuando nuestra mente solo está puesta en la siembra, es como poner el auto en drive (o en 1era) y no meter el pie en el acelerador, no nos vamos a mover, la siembra implica mucho esfuerzo, es verdad, arar el terreno, planificar, confiar, soñar e incluso invertir, más sino nos detenemos y damos paso al período de crecimiento y cosecha, no recogeremos.

En la vida cada paso se le debe dar la relevancia justa, no podemos dedicarnos a trabajar 24 horas al día, 12 pegando ladrillo y 12 (aun durmiendo) soñando que pegas ladrillos...Es decir Dios nos dió temporadas conociendo nuestras debilidades y la fragilidad de nuestro cuerpo y sobretodo nuestra mente, por ello también existen los tiempos de descanso entre jornada y jornada. Si eres empleado, se que anhelas tu hora de coffe break, o de almuerzo, y con mayor razón la hora de salida y el fin de semana, es natural, pero no puedes pasar todo el día y toda la semana en tus horas de trabajo pensando en descansar o peor cuando estás en descanso pensando en todo lo que te espera o trabajando a deshoras, eso es tal cual como no comer el desayuno enla mañana, o almorzar en la madrugada cuando te das ese trancazo de comida sacada de la refri sin remordimiento.

Así mismo son los proyectos, sueños, inversiones, oportunidades, ministerios y obvio los negocios. No nos podemos quedar sembrando para siempre, es decir pasarnos la vida sembrando podría llegar a ser tan agotador, que terminaríamos frustrados y llenos de rabia, y hasta odiando nuestro trabajo. Como bien saben el enemigo es astuto y nos rodea llenándonos de afanes, es más la gente, ya no hace caso a lo importante pues está muy enfocado en resolver lo urgente, y estoy segura que esto ya lo has escuchado antes. Parece un mensaje trillado, pero si no respetamos las temporadas podremos conseguir una disciplina de parte de quién ama el orden, Dios es un Dios de orden.

Muchos en mi camino me han pedido oración por sus trabajos, por conseguir provisión, por lograr un cometido en sus matrimonios o con sus hijos o familiares, y de hecho han sido bastante obedientes al cambiar de rumbo y empezar a sembrar, hasta modifican esmeradamente comportamientos y actitudes para ser personas más eficientes o una mejor versión de ellas mismas quizás mas parecida a lo que Dios hizo en un principio, se descubren dones, talentos y hasta se encaminan en nuevos sueños y relaciones renovadas con sus parejas o familia. Obvio en mi debilidad a mi tambien me pasa, no me puedo excluir, y aún así fracaso en varias áreas.

Sin embargo, si no aceptamos las temporadas como pasos necesarios, podremos irnos de cabeza en un mar de afanes, donde un remolino de ideas y "buenas intenciones" se podrían apoderar nuevamente de nuestras vidas, causando así letargo, frustaciones, miedos, desespero, y mucha soberbia.

El libro de Eclesiastés nos enseña que la mejor parte de todo es el final, y no fue diferente para los líderes en la Biblia, el reto es terminar bien, el éxito está en apreciar los inicios, respetar las temporadas y terminar en la mesa comiendo el pan ganado, no pasarse la vida arando, sembrando y sudando, este capítulo 7 nos revela en su totalidad los contrastes entre la sabiduría y la insensatez, y nos expone lo que aparentemente debía ser causa de gozo o debería expresarse como "positivo", como todo lo contrario, dice que es mejor un día de luto que un día de banquete, mejor el pesar que la risa etc, en el caso de mi nota es mejor el final de un negocio que el inicio, para mi sería como mejor la cosecha que la siembra, viendo la cosecha como parte del proceso y el final de una temporada...no de la guerra; de hecho todos amamos la cosecha, pero nos enseñan desde pequeños a permanecer en siembra eterna, parece una labor de nunca acabar, trabaja trabaja, o el mundo se ha viciado de animadores y porristas psicológicos y almáticos que al igual que un alka seltzer, sube el ánimo de las personas haciéndoles creer que todo lo pueden más no les enseñan qué se debe hacer allá arriba y especialmente..que todo lo que sube tiene que bajar, y esto no es para desanimar a nadie, más bien para invitarles a que se detengan y observen lo que hay delante, aprender a esperar es el más bello de los frutos:LA PACIENCIA, es apacible, y nos ayuda a disfrutar de los regalos, de las cosechas, y comerlas en familia, los pequeños detalles, los pequeños milagros. Por que sabías que no todas las semillas que siembres, dan papayas?, ni toda semilla es como la mostaza, que es pequeña, y da un arbusto grande...Jesús usó esta comparación para ubicar nuestra fe, es decir que El con un poquitito, una fe incluso pequeñita haría mover montañas. Las temporadas juegan un papel importante en nuestra fe, e incluso donde más fe se necesita, donde la fuerza debe ser multiplicada, donde el sudor va a caer de verdad, es en la cosecha, y si no pregúntale a un agricultor, se debe ser muy sabio para reconocer cuando un fruto está listo para ser arrancado, cuando la mies es mucha y conseguir obreros que ayuden, pues de no ser correctamente escogida y seleccionado el grano, o incluso saber dirigir bien su destino podría llegar a ser una espera en vano, un grano que no se recoge a tiempo se daña, se pasa, se pudre y trae miseria, gusanos, y hambre. Esto me recuerda a los israelitas en el desierto cuando intentaron guardar el maná para el dia siguiente, "por si acaso", cuando Dios claramente le dijo a Moisés, dile que NO guarden, pues se va a podrir y tal cual, sucedió. A esto también se refiere la Biblia de las ganancias mal habidas o de los tesoros acumulados, Jesús dijo que la polilla y el orín podrían arruinarlos, también nos dice que un puñado de pan es mejor que dos de cansancio...en fin.

Hoy leyendo la palabra en mi app del celular, de seguro también la tienes, encontré algo bien parecido y dice que toda carne es como hierba, toda gloria del hombre como flor de la hierba, la hierba se seca, la flor se cae, pero, óyeme bien amado lector, la palabra de Dios permanece para SIEMPRE, y ella nos enseña que lo único que será siempre es su palabra y que por eso ella nos lleva a la sabiduría y con sabiduría entenderemos las temporadas, y disfrutaremos con gozo, del salario recibido, de los milagros pequeños, de la temporada de la cosecha, pues mientras recogemos trabajaremos en equipo, pues nadie es feliz sentándose a solas a comerse las ganancias adquiridas, estas personas prefieren quedarse solas, ensimismadas, aún rodeadas de mucha familia o amigos, estas personas no disfrutan del pan ganado, sino que como esclavos, trabajan de día y de noche, para cuando estén viejas...descansar, lo que no saben es que el día de mañana no es prometido para nadie, y si HOY ES TU COSECHA, de que te estarás perdiendo?

Eclesiastés 7:8

Es mejor terminar un negocio que comenzarlo, Es mejor ser humilde,que ser arrogante.

SUSCRÍBETE A MI CANAL https://www.youtube.com/channel/UC1Y-ufGUIYmUO74E0-Sa0XQ y comparte a un amigo, un mensaje con amor siempre es refrigerio para el alma.

Visítame en facebook https://www.facebook.com/sionpty/

somos lazos de amor alcanzando corazones

Unete y pregúntame cómo hacer parte de este ministerio, escríbeme a 365notadeamor@gmail.com

#notas

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

  • @365notasdeamor
  • @365notasdeamor
  • @365notasdeamorTV