• Por Victoria Arias

Calla, quédate quieto y espera...


Recuerdo cuando era pequeña, mis hermanitos y yo esperábamos a mamá después de un día de no poder salir, ella salía muy temprano a trabajar y regresaba al final del día; podíamos pasar horas cerca de la ventana anhelando su presencia, esos días eran realmente largos, especialmente cuando se trataba de un castigo por lo cual no se nos daba permiso para salir a jugar, se nos retaba a la obediencia pues aunque no se estaba en la casa para vigilar si nos quedábamos quietos, también habían días donde incluso no entendíamos las razones de quedarnos sin salir y aunque tratábamos de jugar habían espacios del día donde nos invadía la tristeza pues no hallábamos motivos pero aún así nos sentíamos culpables, ya que este era el método de la corrección, qué otra cosa pudo pasar?, era la pregunta del millón, al final nuestra inocencia y creatividad nos regalaba días diferentes, podíamos conversar entre nosotros, sin perder de vista el el reloj, hasta que escuchábamos el sonido de su auto o la bocina (pito) a lo lejos anunciando como trompetas la llegada triunfal y corríamos a recibirla llenos de historias o juegos nuevos inventados, si por el contrario este día se trataba de castigo, nos quedábamos en silencio esperando si una leve sonrisa se asomaba en su cara y en ese caso, así todo quedaba olvidado y perdonado, incluso encontrábamos alguna rica sorpresa entre las bolsas del mercado, prueba superada!

Creo que con Dios las cosas son bastante parecidas, a pesar de nuestros esfuerzos es muy posible que no podamos llegar a a divisar las verdaderas intenciones de El en los diferentes aspectos de la vida, es posible que en el proceso de formación, permitirá cosas que ni en un millón de años entenderíamos, tiempo que tampoco tenemos así que nos toca simplemente aceptar y esperar.

He vivido de cerca estos episodios de espera con EL Señor, yo me imagino que tu también y qué difícil por no decir casi imposible es aprender a esperar en silencio delante de El, solo aguardando cuál será su siguiente paso. Al igual que con mi mamá posiblemente ella no daría tanta trascendencia al castigo, es más para ella incluso hasta sería "más seguro" que ese día los niños "calentaran la casa" como diría ella una vez que otra, es decir, a veces es importante aguantar la cadena para que la libertad que se nos ha dado no se vuelva vicio, en el libro de las cartas a los Gálatas (Gal 5:13), el apóstol Pablo que era su padre espiritual, su autoridad aquí en la tierra de esta iglesia, él habla a su gente con amor, acordándoles que han sido llamados a libertad, es decir que son libres ya, pero que por eso no usen esa misma libertad para volver atrás, dice como ocasión para pecar, si hemos sido perdonados por Jesús en la cruz, no vale la pena ir por ahí de loco haciendo de nuevo las mismas tonterías de antes no?, es decir en palabras de una mamá sería algo así como "no juegues con fuego porque te quemas".

Yo se que al igual que yo, si tu estas pasando por un momento algo complicado, quizás de incertidumbre y tratando por todos los medios de encontrar una respuesta, a todos nos pasa, incluso cuando éramos pequeños habían días de NO salir, y no entendíamos exactamente lo qué habíamos hecho?, es más la espera se volvía más dura aún, pues ese tiempo nos tocaba reflexionar, y nuestra conciencia lo único que nos hacía pensar era que estábamos castigados, eso se llama culpa, arma muy usada por nuestro enemigo para bajarnos de ánimo y llenarnos de incertidumbre que nos lleva a levantar quejas hacía nuestro Padre volviéndolo injusto o muy lejano y es muy posible que hoy día te sientas así , como si hubieses hecho algo, es más cuando alguien está pasando por una tribulación suelen llegar muchas acusaciones de afuera, pues el ser humano es muy engañado por el juicio y el señalamiento, cuando en realidad podría llegar a ser más simple de lo que pensamos, y Dios nada más está pesando nuestro corazón y comprobando nuestra confianza y obediencia en EL, dejándonos comprobar dónde está nuestra fe con respecto a EL.

Si hoy estás aquí conmigo, quiero decirte que EL Señor te ama, de seguro, mi mamá también a nosotros , así como yo amo a mis hijos y también he tenido que usar estas técnicas para formarlos, la noticia de hoy es que todos incluidos tu y yo (aunque te sientas muy viejo para recibir corrección), todos somos los hijitos del Señor, y si tu crees en El como un Padre que ama, debes aceptar con amor que un padre amoroso corrige y esto no es otra cosa que cada vez que nos deja en silencio, reflexionando, esperando quietos, sólo está enderezando nuestra senda hacía la obediencia, permitiéndonos un tiempo para examinarnos, o un tiempo para hablarle (orar), incluso en el mejor de los casos, no te ha dejado salir, o explorar la calle a tus anchas por que te está guardando de algún peligro...allá afuera, El conoce nuestro corazón y sobretodo nuestras debilidades así que aveces nos cierra la puerta dejándonos la esperanza que vendrá siempre al final del día y podrás abrazarle y extrañarle tanto de nuevo para poder contarle las cosas que nunca hubieses descubierto de tí mismo, los talentos, e incluso las nuevas ideas que no hubieran nacido si te hubiese dejado salir a jugar, te enseñó la paciencia que es tan necesaria y que se pierde aveces entre el desorden y el afán, créeme al final cuando mamá se sentaba con nosotros después de un día de estos de espera, pasábamos horas contándole nuestras nuevas aventuras, le pedíamos perdón cuando se trataba de algo que hicimos o nos alegrábamos cuando nos decía que no era por castigo sino para protegernos de un fuerte torrencial que azotaba allá afuera. Luego ibamos a dormir más llenos que siempre, confiados en una mamá que nos ama, pero que descubríamos que también amábamos más de lo que nos imaginábamos. Acaso no te pasa así con EL?, sino entonces mi invitación es:

Calla, quédate quieto y espera en El...este proceso puede durar un largo día...

Salmos 37:7

Guarda silencio ante El Señor, y espera en El con paciencia.

#notas

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

  • @365notasdeamor
  • @365notasdeamor
  • @365notasdeamorTV