• Victoria Arias

Nota 63 - El Señor soberano es mi fuerza


La palabra soberano es una de mis favoritas cuando me refiero al Señor. Encontré varias definiciones acerca de este término y se los quiero compartir: 1 Se aplica a la persona que posee y ejerce la autoridad más elevada sobre los asuntos sociales, económicos y políticos de un pueblo o nación 2 Se aplica al pueblo o nación que se gobierna a sí mismo sin estar sometido políticamente a otro. 3 Que es muy grande o muy difícil de superar Entendí que las definiciones se quedan tan cortas tratandose de Dios, ya que Dios no es un hombre y va más allá de los asuntos netamente humanos o de la tierra como nos habla la respuesta 1. El 2 me gustó un poco más ya que Dios así mismo se gobierna siendo absoluto soberano, solo que El no es un pueblo o nación sino el creador de los mismos lo que lo hace aún más alto. Y el 3 me llenó de emoción pues está muy cerca de mi manera de verle...más sin embargo decir que es "muy" grande ...le hace pequeño ya que lo trata de contener en una palabra y El es incontenible... En fin soberano va más allá de mi entendimiento y creo que por eso el término me apasiona tanto. Me lleva a poner al creador más arriba pero tambien más adentro de mí...y eso lo hace realmente poderoso. No les pasa igual? Cuando realmente necesito ayuda porque mis tribulaciones y pruebas se salen de mis manos, debo retomar seriamente mi posición con Dios,ya que si lo hago demasiado "familiar" quizas le pueda poner medida y en ese momento mi fe puede tropezar... Cuando recurrimos al verdadero Dios Rey de los ejercitos celestiales y creador absoluto, quién en su infinito amor entregó a su hijo para salvarnos..nos hacemos tan pequeños y frágiles que sólo deseamos estar bajo su "soberanía", bajo su gobierno, queremos ser parte de su nación, operar y esperar bajo su voluntad la cual es buena perfecta y agradable y entonces entendemos que El vendrá en nuestro auxilio como un increíble padre que corre a socorrer a su bebé que ha resbalado y llora desconsolado...esto solo pasa cuando nos convertimos en ese bebé indefenso que SÓLO confía en la mano poderosa de su padre. Entre más pequeños nos volvemos más grande e incontenible es...más seguro y confortable. No hay comparación. Todo a nuestro alrededor se puede caer, las colinas desaparecer, todo lo que conocíamos y de lo que antes nos aferrabamos puede desvanecerse como hierba seca, las mesas rebosantes escasear frente a nuestros ojos, las provisiones de nuestro arduo trabajar quedar en vanas e inalcanzables cenizas...las miradas acusadoras te señalan para probar tu egolatría y hacerte renunciar o negar tu identidad de hijo del poderoso...sólo rondandote sin cansarse para verte flaquear. Todo esfuerzo será en vano y todo perderá sentido...pues en ese momento lo único que quede en nuestras vidas será el anhelo del pronto auxilio de esa mano diestra poderosa que nos sostiene para no terminar en el pozo profundo y cenagozo del cual fuimos sacados antes. El único deseo poderoso es sobrevivir bajo la sombra del altísimo y soberano que lo creó todo...incluso a mi... La sensación inagotable de paz justamente después del llanto inconsolable de una noche de dolor que sólo su compañía produce como un dulce bálsamo que te levanta y te renueva dándote una nueva oportunidad de luchar y asirte de la mano de tu salvador que mientras dormías te observaba complacido aunque fuera solo un par de horas que te regaló de paz. Aunque todo, todo se apague y sólo queden las zarzas quemadas y vacías sin frutos, aunque sea sometido a pasar por fuego no me quemaré y como la pequeñísima semilla del gran sequoia rojo que sólo para poder germinar debe ser sometida a altas temperaturas de los incendios calcinantes de los bosques donde habitan, pues su corteza es tan dura que para sacar ese gran poder que lleva adentro debe ser quebrantada para entonces emerger como ese gran y majestuoso árbol y dar fruto y elevar sus ramas a lo alto y nunca secarse pues esta sembrado junto aguas que nunca faltan. Y entonces con la esperanza nuevesita y esa luz lejana de la imagen del gran árbol a lo lejos...me someto al fuego agarrada de la mano de mi protector y le doy gracias y le alabo y corro y mis pies son como ciervas y me ayuda a pasar al otro lado...a su lado... Te sientes igual? Estás pasando por fuego intenso? dame la mano, vamos juntos!...No estamos solos...

Habacuc 3:17-19

Aunque las higueras no florezcan y no haya uvas en las vides, aunque se pierda la cosecha de oliva y los campos queden vacíos y no den fruto, aunque los rebaños mueran en los campos y los establos estén vacíos, ¡aun así me alegraré en el Señor! ¡Me gozaré en el Dios de mi salvación! ¡El Señor Soberano es mi fuerza! Él me da pie firme como al venado, capaz de pisar sobre las alturas».

(Para el director del coro: esta oración se acompaña con instrumentos de cuerda).

Por Vicky Arias

@365notasdeam♡r

#notas

12 vistas

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

  • @365notasdeamor
  • @365notasdeamor
  • @365notasdeamorTV