• Victoria Arias

Nota 60 - Solo El Señor te da esa paz


Te has preguntado al igual que yo, de dónde viene la fuerza para aguantar todo lo que te sucede?...esa prueba que te pone entre la espada y la pared...esa que te hace perder el control de ti mismo y hace que te ciegues ante la ira o la frustración de no comprender cómo es que trabajas incesamente en hacer las cosas correctas y siempre hay algo que te derriba... Ese golpe que nunca avisa y te deja vulnerable, que a pesar de tu paciencia y de los niveles superados o esfuerzos sobrenaturales simplemente llega y fulmina todas tus intenciones... Tu mente se agita, tu corazón late y lo buscas a El incesamente para lograr enfocarte pero su presencia se pierde en la tiniebla y ya no puedes sentirlo...solo salen ganas de defenderte, de encontrar justicia pero nada mas encuentras vacio, un vacio que se siente frio pero te calienta la sangre...un vacio que no se ve pero te toca...un vacio que te suspende en un hilo y el vértigo de la caída sólo te hace levantar los brazos tratando de asirte de ...algo...y ese algo...no está...se fue... Y cuando solo ya te resignas a perder la batalla, simplemente amanece y ves que tus lágrimas se secaron...tus pensamientos se dispersaron y los ojos duelen por la luz de ese nuevo día y piensas...y te preguntas...gané o perdí? Y buscas entender la situación y ya no está...si la recuerdas viene un sabor amargo que se quedó en la boca pero ya no puedes masticarlo...simplemente ya pasó... Eso pasa cuando no lo conoces...cuando no le confías, cuando es más fácil ser tentado y perder el control...y aún así al siguiente día volvió a salir el sol...y entonces anhelas quedarte así en ese estado...y no sabes si es indiferencia u orgullo...eso se siente...lo se Sin embargo cuando le conoces,el proceso es el mismo...yo le conozco y aún así las batallas me sigan saboteando sin cesar, sin piedad y entonces caigo más duro pues no comprendo cómo es que viéndole a diario aun pierdo mi sensatez y me dejó provocar y entonces se convierte en frustración...pero entonces, dentro de mi viene un susurro lleno de entendimiento y me endereza el camino...y me lleva a Su palabra a través de la oración ...no me preguntes cómo...sólo escucha y déjame enseñartelo ...y este susurro me toma de la mano y me hace hacer lo impensable...me dirige, mi cuerpo se hace liviano, mi alma descansa sin necesidad de dormir...y me recuerda con un abrazo que me rodea toda mi existencia y me devuelve la paz...y me pone sobre una roca firme: SU MANO DIESTRA. Y esa paz...una paz que sobrepasa todo mi entendimiento me llena ese vacio y entonces digo con gratitud genuina: GRACIAS...por salvarme una vez más, por regalarme una oportunidad más de agradarle al menos un día a la vez...y El me responde y me dice: Te Amo a pesar de tus fracasos...solo rindete otra vez...que YO tengo el control... Te ha pasado? ...si aún no te pasa, déjame preséntartelo...pues El ...ya te encontró!!

Filipenses 4:6-7

No se preocupen por nada; en cambio, oren por todo. Díganle a Dios lo que necesitan y denle gracias por todo lo que él ha hecho. 7 Así experimentarán la paz de Dios, que supera todo lo que podemos entender. La paz de Dios cuidará su corazón y su mente mientras vivan en Cristo Jesús

Por Vicky Arias

@365notasdeam♡r

#notas

13 vistas

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

  • @365notasdeamor
  • @365notasdeamor
  • @365notasdeamorTV