• Por Victoria Arias

Nota 44 - La familia que ora unida


Aprender a convivir con otros seres humanos no es tarea fácil pero hemos sido puestos los unos al lado de los otros para compartir las experiencias, para aprender a respetar límites, para soportarnos en las pruebas y alegrarnos mutuamente en los triunfos.

Las familias son el propósito de Dios. Siendo Padre y cabeza de la más grande familia: Su iglesia, conformada por su máxima creación, la humanidad; El en carne propia nos enseña, cómo teniendo comunión con nosotros a través de Jesús, viviendo nuestras pruebas y cargando con nuestras emociones y debilidades (Hebreos 4:15) regalándonos su propio sacrificio haciéndose humano, EL puede entender todas y cada una de nuestras debilidades y pruebas que enfrentamos a diario...con la familia. Nos enseña que NO estamos solos. No hemos sido traídos al mundo para aislarnos y nos pone de una u otra forma a convivir con una familia, ya sea de sangre, o de hermandad entre amigos que nos apoyan, nos escuchan, con quien peleamos, discutimos y exponemos cada uno su punto de vista, nos distanciamos, pero volvemos en el perdón y la reconciliación y vivimos diversas experiencias, de eso se trata todo, aquí y en esta tierra es dónde debemos ser probados, dónde entenderemos lo que es amar, así como Jesús lo dijo: Ámense los unos a los otros, en esto conocerán que son mis discípulos. El perdón y la reconciliación no son sólo olvidar las faltas o las pruebas vividas juntos que hirieron los corazones o que abrieron brecha o que nos alejaron los unos de los otros...no...el perdón y la reconciliación son la muestra perfecta del amor (1 Corintios 13:4-7) donde POR ENCIMA de los errores y las faltas, las heridas y las traiciones, podemos seguir juntos adelante aunque sean otras las condiciones. Es aprender a mirar con compasión y no con lástima, es sanar con la imposición de manos a través de un abrazo sincero, es amar con solo regalarnos unos minutos u horas de nuestro tiempo para escuchar al otro en sus lamentos y quejidos en medio de la prueba, es llenar de agua el vaso las veces que sean necesarias cuando el que está a nuestro lado tenga sed, es olvidarse de si mismo y nuestros propios problemas para ayudar al otro, porque tenemos la certeza (Hebreos 11:1) de que alguien mas hará nuestro papel cuando se trate de nosotros... Familia no es solo un cónyuge, un papá, una mamá, unos hermanos...familia es aprender a ver y realizar con los ojos del espíritu el que está a mi lado en los momentos difíciles o en los momentos gloriosos. Es ese ser humano que te mira a los ojos y te dice" TE AMO" ese ser humano que te escucha en las mañanas, en las tardes o en las noches bajo las sábanas...familia es estar unidos por un propósito común: "ayudar, honrar y cuidar del otro". Es ver a otro ser humano como a tu hermano, extendido tu mano para levantarle si se ha caído, es consolar, sanar y luego llevar de la mano hasta que pueda sola, Todas las familias tienen líderes, alguien que siempre va adelante, más fuerte, más arriesgado, ese también necesita tu abrazo, tu apoyo y tu relevo, ya que sin cobardía dispuso su vida para hacer frente a las batallas, incluso las espirituales, que puedan dañar su familia, fue capaz de revestirse de valentía y fortaleza para dar la cara y pararse en la brecha, a ese lo verás más herido de constante, no lo ignores, es quién más necesita de un equipo poderoso, a su lado. En cada familia hay miembros y al igual que cuando en el cuerpo un miembro se lastima, el otro corre a auxiliarlo sin condenarlo ignorarlo o amputarlo, todo el organismo está diseñado para auto sanarse. Dios te ha dado una familia...y no te la ha dado más grande de lo que puedas soportar (1 Corintios 10:13). Las pruebas No se tratan de ti...las pruebas fueron diseñadas para permitir que Dios actúe y muestre su poder a través de ellas...las pruebas se tratan de aquel que tienes al lado...para que la bendición de Dios llegue a cada ser que tienes a tu lado porque tu supiste darle la gloria a El. Dios te ha dado una familia...y esta crecerá en número como las estrellas (Génesis 26:4) y estás a cargo de ella, practicando solo con una pequeñísima porción de ellas, El anhela que tu y tu casa sean salvos, que tu y tu casa le sirva, que ciertamente el bien y la misericordia estén contigo todos los días de tu vida. Dios te ha dado una familia para bendecirte (Génesis 22:17). Toma tu bendición, reclámala, y tu promesa será cumplida! No te pierdas del privilegio de ORAR por y junto a tu familia!! Pues todo reino o familia dividida van directo al fracaso (Lucas 11:17) Y TU NO FUISTE CREADO PARA FRACASAR! Levanta tu voz y tu mirada al cielo y reclama tu bendición!!

A quién El te puso a tu lado para este momento de tu vida? "Porque la familia que ora unida, permanece unida"

Por Vicky Arias

@365notasdeam♥r

#notas

82 vistas

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

  • @365notasdeamor
  • @365notasdeamor
  • @365notasdeamorTV