• Victoria Arias

Nota 17 - El descendió por mí.


Los momentos de oscuridad total son necesarios para encontrar en lo más profundo del corazón esas raíces de angustia que te alimentan al enemigo, que le abren la puerta a abismos y tropas de tinieblas que nos ciegan con enfermedad, miedos, enojos, celos, envidias, o rencores.

Si finalmente nos rendimos y entregamos nuestros cuerpos adoloridos y nuestras almas destrozadas, solo queda levantar las manos al cielo y pedir ayuda.

Cuando esto sucede el cielo se estremece y se desata una batalla y Él mismo me toma de la mano levantándome, derrotando mis enemigos y regalándome su paz.

Levanta tus manos, la luz rompe las tinieblas y desciende por ti.

2 SAMUEL 22:10-21

10 Abrió los cielos y descendió; había oscuras nubes de tormenta debajo de sus pies. 11Voló montado sobre un poderoso ser angelical, remontándose sobre las alas del viento. 12 Se envolvió con un manto de oscuridad, y ocultó su llegada con densas nubes de lluvia. 13 Un gran resplandor brilló alrededor de él, y carbones encendidos se dispararon. 14 El Señor retumbó desde el cielo; la voz del Altísimo resonó. 15 Disparó flechas y dispersó a sus enemigos; destelló su relámpago, y ellos quedaron confundidos. 16 Luego, a la orden del Señor, a la ráfaga de su aliento, pudo verse el fondo del mar y los cimientos de la tierra quedaron al descubierto. »Él extendió la mano desde el cielo y me rescató; me sacó de aguas profundas. 18 Me rescató de mis enemigos poderosos, de los que me odiaban y eran demasiado fuertes para mí. 19 Me atacaron en un momento de angustia, pero el Señor me sostuvo. 20 Me condujo a un lugar seguro; me rescató porque en mí se deleita. 21 El Señor me recompensó por hacer lo correcto; me restauró debido a mi inocencia.

Por Vicky Arias

@365notasdeam♥r

#notas

5 vistas

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

  • @365notasdeamor
  • @365notasdeamor
  • @365notasdeamorTV