• Victoria Arias

Nota 16 - Como árbol plantado


Un día, una pequeña semilla viajó por el aire y llegó a descansar en la orilla de un cristalino río. Entendió después que era el momento de echar raíces pues era inevitable, y como mujer en parto sabía que sus pequeñas raíces brotarían justo en este apacible lugar, decidió irse a lo más profundo de la tierra y allí empezó a transformarse y dolió, pero sin resistirse dejó que su pequeña forma fuera destruida y empezara a brotar afuera de la tierra y poco a poco se dio cuenta que alimentándose del agua viva que corría en el río sus raíces crecerían con tal fuerza que ya no importaba si dolía tanto; entre más se aferraba al agua, sus raíces se amarraban a la tierra. Sin embargo la pequeña semilla que ahora era un gran nudo de raíces no entendía por qué era fea pues ella quería ser grande y hermosa y a veces eso la entristecía.

Día tras día veía cómo sus raíces llegaban más profundo de la tierra y aunque no era bella se sintió fuerte, así que finalmente aceptó que sería un gran nudo de raíces, y justamente en ese momento, un gran cambio sucedió. Entonces asomó su cabeza arriba de la tierra hacia el cielo y empezó a crecer siendo un tronco con sus ramas y entendió que el agua era la clave y siguió bebiendo del rio pero ahora con más fuerzas pues sus raíces eran poderosas. Ahora quería ser grande y frondosa y crecer, dolió pues su tronco se transformaba y por cada rama, su dolor era intenso y pensó que quería ahora ser hermoso y muy alto árbol. Ver al mundo desde arriba y estar más cerca del cielo. Esperó y esperó; cuando vio al mundo y estuvo arriba se entristeció pues ya no había mas que hacer y entonces se resignó, y justo en ese momento hubo un cambio y empezó a ver que pájaros y especies diferentes empezaron a dormir en el; en sus ramas y miles de hogares se construían en sus ramas y se alimentaban de esos brotes que habían tardado tanto en salir y que habían dolido y que no había entendido para qué colgaban de sus ramas, entonces sonrió. Justamente cuando su alegría parecía no ser superada sintió a sus pies un pequeño ser que recostó su cabeza tiernamente y agradecido durmió sin más reparos y el gran árbol pudo ver sus sueños. La alegría invadió su corazón y como no podía saltar, batió sus ramas buscando que el viento acariciara al ser que descansaba a sus pies y sus ramas se alzaron al cielo en agradecimiento porque finalmente entendió que su propósito no era ser grande bello o fuerte. Sino dar fruto, servir y dar sombra a los necesitados y entendió que sin el agua del rio no hubieses llegado a encontrar su misión.

JEREMIAS 17:8

Son como árboles plantados junto a la ribera de un río, con raíces que se hunden en las aguas. A esos árboles no les afecta el calor, ni temen los largos meses de sequía. Sus hojas están siempre verdes, y nunca dejan de producir fruto.

Por Vicky Arias

@365notasdeam♥r

#notas

5 vistas

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

  • @365notasdeamor
  • @365notasdeamor
  • @365notasdeamorTV